Logo Puka Editora

Portada del libro

Trabajo Social y Lucha de Clases en Argentina

Demandas colectivas, modalidades de intervención y origen de los servicios sociales

Andrea Antonia Oliva

ISBN 978-987-42-8290-3


El texto que se presenta en esta segunda impresión por parte de Puka editorial, cuenta con breves agregados y modificaciones respecto de la publicación realizada en 2018, manteniendo su estructura. Este trabajo forma parte del proceso de investigación, realizado como docente universitaria de Trabajo Social —a lo largo de tres décadas— tendiente a generar conocimientos que permitan aportar a la formación académica y al ejercicio profesional del Trabajo Social.
La organización del texto obedece por una parte a la experiencia de haber utilizado la tesis de doctorado Trabajo Social en Argentina. Rasgos históricos (2005) — divulgada bajo varias versiones y denominaciones— en el dictado de clases durante más de diez años en distintos cursos, lo que permite una evaluación de sus contenidos, sus fortalezas y debilidades. Por otra, se asienta en la continuidad del proceso de investigación, el hallazgo de nuevas fuentes y la necesidad de ampliación de temáticas que se encontraban formuladas en forma escueta, encontrándose aún en proceso de ampliación.
En tal sentido, de trabajos anteriores se retoman elementos del rastreo histórico que va de mediados del siglo XIX a mediados del siglo XX; del análisis de los procesos de intervención en primer lugar debemos mencionar que se utilizan las categorías planteadas originalmente en la tesis de Maestría Análisis de la práctica profesional de los Trabajadores Sociales del ámbito estatal en Buenos Aires - Argentina (2001) luego ampliado cierto contenido en el texto Los recursos en la intervención profesional del Trabajo Social (2003), principalmente.
Cabe aclarar que en el análisis se utilizan las categorías de asistencia, gestión y educación , que se presentan simultáneamente y con distintos grados de articulación. Estas funciones se han originado y desarrollado en relación a la modificación de las prácticas y conductas de las clases trabajadoras, por ello, adoptan diversas formas y con distintas y opuestas direccionalidades. Queremos remarcar que no existe un corte entre lo asistencial, la gestión y lo educativo, pero nos resulta de suma utilidad a los efectos del análisis de los modos de intervención.
En el rastreo histórico de las funciones de asistencia, gestión y educación —realizado en el marco del doctorado— ha sido un extenso trabajo el recorrido por bibliotecas en busca de fuentes primarias que aportaran información sobre el origen de las instituciones que incorporaron profesionales del Trabajo Social.
Reconstruir los orígenes del espacio ocupacional ha sido una tarea muy compleja, en tanto, los datos la mayoría de las veces son vertidos en forma muy escueta en las diversas fuentes. Esta tarea fue como armar un “rompecabezas”, que me ha dado mucha satisfacción por la novedad que representó y porque ha modificado una falsa percepción de la historia de los servicios sociales y los orígenes del Trabajo Social en Argentina.
Dada la diversidad de denominaciones, es necesario aclarar que, en este trabajo, cuando utilizamos el término Trabajo Social nos referimos a la profesión que incluyó históricamente a Visitadoras, Asistentes o Trabajadoras/es Sociales. Mientras que el término Asistencia Social se refiere a las políticas públicas y el Servicio Social es la dependencia de inserción ocupacional.
La exposición se ha organizado en cuatro capítulos, en el primero nos referimos a las condiciones histórico-sociales vinculadas al origen del financiamiento público como resultado de la lucha de clases.
En el segundo capítulo identificamos la configuración de distintas modalidades de intervención que son antecedentes de la profesionalización del Trabajo Social en torno a las visitas domiciliarias, la obtención y registro de información, educación sanitaria, entre otras.
En el tercer capítulo condensa una reconstrucción histórica de las dependencias de Servicio Social donde se desempeñaron las primeras promociones con títulos de Visitadoras y de Asistentes Sociales.
El cuarto capítulo se ha destinado a brindar información sobre los primeros pasos de la formación profesional del Trabajo Social en Argentina, entre las décadas de 1920-1940, finalizando con la reseña de la primer la revista Servicio Social.
Considero importante remarcar que el interés por recuperar la historia del Trabajo Social se ha debido, por una parte, a una necesidad de sistematizar información que no estaba disponible como tal. Pero, por otra parte, me ha motivado escribir sobre las luchas y conquistas de la clase trabajadora en Argentina, vinculada a la historia de la profesión de Trabajo Social que nos aportan elementos para comprender la actualidad.
Fue motivante poder escribir sobre la fuerza de la organización y convicción de trabajadoras y trabajadores que lograron organizarse y poner de pie a una clase, cuando no había legislación laboral, ni derecho a huelga, ni cobertura de salud o educación pública, ni las prestaciones de la asistencia social en materia de alimentación o vivienda, logrando que se instalaran como reivindicaciones y/o se establecieran como derechos.
Si de algo ha servido hacer un rastreo histórico de los orígenes del Trabajo Social en Argentina, es para reafirmar que las luchas de la clase trabajadora han sido y son un polo fundamental para comprender la dinámica contradictoria del Trabajo Social, así como, dejar planteada la perspectiva de la lucha de clases como el motor de la historia.
Espero que este trabajo contribuya, no sólo a una profesión, sino a la reconstrucción de la historia argentina.


Andrea Antonia Oliva